PARROQUIA SAN SEBASTIÁN DE POZOBLANCO

lunes, 21 de mayo de 2018

Una boda real e histórica es la tuya.

Blas y Mari. 
Dedicamos esta entrada a Blas y Mari (9 hijos) que han celebrado 41 años de casados y son la familia más numerosa de Pozoblanco, junto con otro matrimonio también de la Parroquia. Así mismo, que sirva de ánimo para los que están en puertas de darse el “sí, quiero”. Que cunda el ejemplo; que con 41 años de casados y haber criado varios hijos se puede llegar con esa cara de felicidad. 

A poco que un matrimonio deje una pequeña rendija para que entre Dios, se producen verdaderos milagros entre los esposos. Empezando por el milagro de la indisolubilidad, que es luz para un mundo incapaz de perseverar y de entregar la vida de forma irrevocable. Con la ayuda de Jesucristo, de los sacramentos, la oración, los esposos pueden hacer lo que para ellos es imposible, amarse y perdonarse con el amor de Cristo crucificado, que todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. Pueden recibir amorosa y generosamente de Dios los hijos y dar la vida por ellos, aunque los demás les griten que están locos. Podrán ser verdaderamente libres, en lugar de esclavos del dinero, confiando en la providencia de Dios y no en sus fuerzas. Sobre la roca firme que es Cristo, se puede construir un matrimonio que resista las tempestades y, otro milagro, criarán hijos para el cielo y no para el mundo, para la perdición.

¿Solo las bodas reales son un matrimonio histórico? No. Un matrimonio histórico y “real” es el tuyo y merece ser celebrado todos los años… si puede ser celebrado todos los días mejor.

Por curiosidad he mirado la homilía del pastor anglicano en la boda de Harry y Meghan, y la referencia al amor, así lo he entendido, era todo en plan romántico… Os puedo asegurar que la doctrina católica sobre el matrimonio es mucho más bíblica y por ende más rica.

Lo siento pero en vuestra boda, yo no soy capaz de predicar así: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario